martes, 19 de octubre de 2010

Reflexiones

La vida no es más que la sucesión de momentos desafortunados que te hacen cambiar para siempre y que te hacen darte cuenta que nada es lo que parece...
Todos estamos cansados, todos vivimos bajo la presión del oxígeno, pero aun así, esa no es la excusa perfecta para dejar de respirar...
A todos nos afecta la contaminación y no por eso vivimos obsesionados con tener cáncer, a todos nos mata lo mismo que nos hace parecer que estamos vivos.

Pero somos temerarios, sabemos que quien no arriesga no gana.

Ese es el único motivo por el que saber que ante la adversidad el miedo no es una opción, que al final nosotros somos dueños de nuestras propias circunstancias, que el mundo es nuestro y que somos dueños de nuestro mundo, que yo soy mi destino, que yo soy mi guión, que el telón bajara...

Pero cuando quiera yo.


[Llegados a este punto y con esta idea, solo quedan dos opciones, dejar que suceda, o esperar a la tortura para explotar... Muero tranquila, si vas a ser tú quien me torture... Porque me niego a que esa decisión sea mía]

1 comentario:

Frida la Llorona dijo...

Esto que has escrito no es una mentira, es una gran verdad...el mundo está tan apolillado que se fulmina ante nuestros pies, se deshace en polvo....
Me han gustado mucho tua palabras.