sábado, 16 de mayo de 2009

¿Para ti tal vez?, ¿para ella, ¿para él?...¿...Para nadie puede ser?...


Y un día, un día normal y corriente, un día como todos... Un día que parece que no tiene nada de especial... Un día que brilla más que por cualquier cosa... Por sus silencios...

Un día, que duele precisamente por eso, un día que quieres que acabe por encima de cualquier cosa, un armario lleno de secretos, un maquillaje que se deshace cuándo me tocas, una piel que no es la mía tocas... Nunca has pensando porqué miro tanto a los espejos, y es que aun no has visto lo sorprendida que estoy de que te hallas enamorado de alguien como yo... Cada día silencioso que ronda las esquinas de mis zapatillas, un día como este, un día, en el que los pañuelos que me cubren los ojos, para hacerme la ciega, aprieto, mis cadenas, que nunca suelto, tus esposas, esas de las que tiré la llave... Un día como hoy en el que solo existe el piano de Tiersen...

La extranjera del país de tus sueños, nunca fui como Alicia, jamás sabré dónde está el país de las maravillas, no sé como se colecciona un gesto, no sé como se guarda una sonrisa, nadie me enseñó que pasa cuándo sientes celos de la brisa que acaricia aquello que más ansías y nadie puede tocar, jamás nadie se sentó a explicarme que era amar, tampoco a que me dijeran como amar, no tuve maestros de liendres, nunca quise ser así... Y dentro de toda esta amarga ironía y de esta sin razón busco certeza, la certeza de que no seas mentira...

Busco, como cualquier ser humano, formar parte de algo... Algo que no tengo, ni he tenido, tal vez algo que he perdido, quizás no encuentro nada... Mi vida es como todo lo que me rodea, un desastre que solo comprendo yo, por allá dónde voy se arma una catástrofe, se forman guerras y batallas campales... Y lo peor de todo es, que al acabar nuestras desgracias, aparecemos con trajes de etiqueta y vestidos de gala, nos pintamos las sonrisas como los payasos, de un lado al otro de la cara y nos dejamos los ojos como los mimos de arlequín, marchitos y cansados, sin tener nada que decir....

2 comentarios:

Beelzenef dijo...

Palabras huecas, rostros vacíos que todo lo hablan, pero que a la vez no dicen nada...

Tristes palabras, que ojalá hallen su sonrisa.

Encantado de leerte de nuevo. Un fuerte abrazo!

Cesc dijo...

Tal vez el mejor de los disfraces aun no te lo hayas puesto. Tal vez quede pendiente tu mejor actuación. Aquella, la del público selecto. Selectísimo