domingo, 20 de marzo de 2011

El Mar... La Mar... El Mar

Y como pesa la carne..
Qué gruesos los huesos,
cuanto duele mirarte
y tenerte tan lejos...

Cuanto acusan las olas,
que en el oriente se queman
y se evaporan corriendo
todas mis ganas por ellas...

Y que cerquita parece
que puedo tener la arena
pero es la tierra mojada
dónde dormían muy quietas.

Sus escamas marchitas,
y sus collares de perlas
esos seres tan hermosos
que ya no habitan la tierra,
y esos ojos alargados,
y sus sonrisas traviesas
y sus alabanzas hechas
solo para el oído de Dios
porque es el único
que cuando escucha distante
no puede bajar de las nubes
para morirse de amor.