lunes, 26 de octubre de 2009

Ya no sé escribir poesía,
mi musa está de vacaciones,
y ya no me cuenta historias la brisa,
el silencio ha entumecido mis oídos....

No hay historias para mi,
solo la fría yaga
que mata la inspiración más deseada,
solo el momento que nunca llega...

Y entonces tú, con todo lo que eres,
apareces, se acaba el silencio,
llenas con tus momentos
mi más humilde poesía,
pues haces princesa mía,
que cada mirada sea un mundo,
y cada sonrisa un cielo,
y no hay Bequer,
ni romántico,
ni ciego,
ni sordo,
ni mudo,
que sepa apreciar lo que yo veo,
en cualquier absurdo y monótono
momento taciturno....

Porque son tus manos, y tu cuerpo,
y tu ser que por completo,
me ha hecho perder la cordura,
pienso que la eternidad
debe ser ardua y dura,
sin tus besos ni tu dulzura
que me hacen cada día
ser mejor y abandonar la locura,
que me envenenan y me ciega
y no me deja ver que si tú no estás,
mi alma desencadena
la peor de todas las guerras,
la que sufre el corazón,
cuando la mente se ciega.

Te amo...

4 comentarios:

una más... dijo...

Amor.. qué es si no?
Precioso... me encantan tus orillas :)
un besazo.

Frida la Llorona dijo...

Muy muy bello poema.
Mis saludos.

Noodle dijo...

Precioso, me encanta como expresas tu amor. Siempre que exista eso, no importa a donde vaya tu musa.

Silencios dijo...

Tus Mentirijillas son una delicia con tanta fuerza que asustas, así se debe amar.

Besos cielo .....