miércoles, 25 de abril de 2012

Reflexiones...

Hay nombres que llevan consigo una intensidad, una fuerza...
Demasiada vida para vivirla en una sola, demasiado amar para solo una persona, demasiada ansia... Solo hay que tener cuidado, no dejar que pese a esas cualidades y esa fuerza, por desmedidas que sean, te consuman, porque no hay ningún motivo para dejar que nuestras propias cualidades nos destruyan, y estas, en muchas ocasiones pueden llegar a hacerlo, es como cuando te levantas por la mañana y un día vas a comerte el mundo, y otro, y otro... Y así muchos, el problema es que cuando la energía te consume te da el conocido "bajón" es cuando de repente todo lo que eres se reduce a nada, y piensas que no vales nada... Ahí está el error, en dejarnos desfallecer por nosotros mismos... Nada en su justa medida te destroza, el problema es el exceso de ti mismo, la derrota diaria del no saber que hacer contigo por tener la sensación de que tal vez lo has hecho todo, nada es bueno si se desmide, nada, y vivir demasiado deprisa es lo que te arrebata para continuar el resto de la vida que te queda...

Se puede vivir al limite de muchas formas... Pero no es adecuado, ni recomendable... No es lo mejor para nadie.

Bajo mi punto de vista, lo mejor seria usar todo lo que somos para ser lo suficientemente astutos y tal vez rozar ciertos límites, porque a veces es inevitable, pero jamás traspasarlos, porque ese por desgracia, puede ser nuestro fin.