jueves, 22 de abril de 2010

Palabras [rotas] del subconsciente {3}


Querida sombra de plata... sigo tus pasos de cerca...
No me alejo jamás de ti...
Navego en tu rumbo inquieto a ningún lugar...
Eres dueña del timón de mi alma.

Eres princesa y guerrera de mi tristeza,
contigo esta se rinde,
a mi no me deja huellas
si conmigo está tu lumbre.

Has dejado en mi pisadas,
de dos kilómetros de profundidad,
te has anclado en mi cabeza
como si fueras las normas que he de memorizar...

Eres la única...
La única capaz de hacerme perder la razón por segundos,
la única por quién cometo errores,
el único motivo por el cuál no me importa perderlo todo.

Estúpida y romántica ninfa sin cerebro...
No debería extrañarte, mucho menos quererte, mil veces menos amarte...

Has quemado mis hadas,
las ninfas no son bellas,
las sirenas no existen,
mi mar no canta...
Mi sol es ciego y quema mis ojos...
Mis gafas de sol se han roto...
Mi protector solar se ha acabado...
Y nuestra vela... Yo nunca la he apagado...

Abrasarás mi tierra...
Congelarás mi océano...
Te harás dueña de mi cuerpo para luego no quererlo...
Has vuelto ha hacerme daño...
Has vuelto ha abandonarme...
Esta vez voy a marcharme...


Siempre en ese lugar de mi memoria dónde serás bienvenida por el resto de mi vida...
Siempre guardada bajo llave...
Siempre nuestra vela será mía...
Siempre te amaré aunque me cuesta la vida.....

2 comentarios:

Aulladora dijo...

mentirosilla... la huella de tu amor se borró hace tiempo...
Aullidos... no tan feroces x)

Danielle dijo...

Hasta la vela más gruesa se termina consumiendo.