jueves, 3 de septiembre de 2009

De camino a casa... Tal vez pensando en ti...

Y es verdad que desde que te has ido,
la hierva a decidido no crecer en tu ausencia,
y que la Luna se posó sobre la torre
y a veces se esconde tras de ella...


Que las rosas en los jardines se han secado,
y que los jazmines lloran destrozados
porque ya no huele a ti...


Que las estrellas se me asoman a deshora,
y desde que que comenzó tu ausencia
añoran el brillo que de tus ojos se desborda.


Que las farolas andan apagadas
porque no tiene tu luz...


Y las nubes marchan a buscar
el lugar donde estés tú...


2 comentarios:

una más... dijo...

Sabes que aunque muchas veces no diga nada, paso a visitarte a menudo?
No sé por qué motivo paso en silencio, quizás porque me encantaría poder decirte que tal y como te sientes es pasajero, que algo bello te espera después.. pero me recuerda tanto lo que leo a mi misma que es como si no pudiera decirte que te espera eso, por que no lo sé.. lo que sé es que duele.
Lo que sí puedo decirte es que me encanta como escribes, aunque me hagas revivir.. quizás eso es lo maravilloso que con tus letras siento..
Ya tenemos algo positivo!:P
Muchos besos depositados en la orilla de tus playas, con todo el cariño del que dispongo..
Gracias por pasarte por mis pedazos..

Cesc dijo...

a las farolas hay que ponerles aceite, así generan más y más luz...

No tienes una gasolinera cerca??

besos